ratios financieros dashdecide

Cuáles son los ratios financieros que merecen la pena analizar

Sacar adelante una empresa es una tarea muy compleja que necesita de esfuerzo y voluntad para tener éxito. Para poder alcanzar nuestras metas pueden sernos de utilidad los ratios financieros. Gracias a los mismos podremos gestionar de manera adecuada la compañía y, en consecuencia, sacarla adelante. Pasamos a mencionar algunos de los más importantes.

Ratio de solvencia

A través de este ratio podremos ver cuál es la capacidad que tienen la economía de la empresa a la hora de hacer frente a posibles obligaciones o deudas. Para calcular este ratio tenemos que tener en cuenta los euros que tenemos disponibles y los euros de deuda. Este ratio cuenta con la siguiente formula:

Ratio de solvencia = activo / pasivo

Con esta fórmula se puede saber cuál es el potencial de la empresa a la hora de hacer frente a cualquier imprevisto que se pueda presentar. Para poder disfrutar de una buena solvencia se necesita que el valor nos indique una cuota superior a 1.5. Si el resultado es inferior, esto nos indica que la solvencia es baja o muy baja.

Ratio de endeudamiento

Cualquier empresa tiene dos formas de financiarse. Se puede financiar a través de los créditos o a través de los socios. Gracias a este ratio podemos saber la relación entre las deudas de la empresa en su totalidad y el valor del patrimonio. Este ratio lo podemos calcular a través de esta fórmula:

Ratio de endeudamiento = Pasivo / Patrimonio neto

Gracias a este ratio podemos ver si los recursos de la empresa están en equilibrio a su endeudamiento. Por regla general, solemos decir que una empresa está equilibrada en deuda cuando el resultado se sitúa en la zona cercana a 0.50.

Ratio de prueba ácida o ratio de tesorería

Gracias al ratio de prueba ácida o ratio de tesorería podemos conocer la solvencia real de la empresa, es decir, podremos saber cuál es el dinero líquido de la compañía del cual se puede disponer. Para calcularlo podemos usar dos fórmulas diferentes:

Ratio de tesorería: (Activo corriente – inventario) / Pasivo Corriente

Ratio de tesorería: (Disponible + realizable) / Pasivo de corriente

Si quieres tener un rango conservador en la empresa, siempre se debe apostar por la primera alternativa para conseguir un ratio más adaptado a nuestra filosofía económica. Es fácil de calcular y nos puede mostrar el líquido diario.

Ratio de fondo de maniobra

Este ratio destaca principalmente frente a los demás en que no se calcula a través de una división, sino que se calcula con una sencilla resta, tal y como te mostraremos en las fórmulas. Esto quiere decir que el resultado se mostrará en todo momento en valor entero y no en porcentaje.

Para que te hagas a la idea, a través de este ratio podrás saber fácilmente cuál es el potencial que tiene la empresa a la hora de hacer frente a las deudas en un periodo de tiempo corto y así liquidarlas. Este ratio se calcula a través de la siguiente fórmula:

Fondo de maniobra = Activo corriente – Pasivo corriente

Fondo de maniobra = Patrimonio de la empresa neto + Pasivo no corriente – activo no corriente

A través de la primera fórmula podemos calcular de una manera sencilla y rápida si podemos hacer frente a todas nuestras deudas en el momento actual, teniendo en cuenta todos los recursos que tiene la empresa. Si el resultado es positivo, esto significa que la empresa tiene potencia para pagar sus deudas en ese momento. En cambio, si el resultado es negativo la empresa tendrá que hacer un esfuerzo extra ya que no cuenta con el capital necesario para pagar las deudas en corto plazo.

En cambio, a través de la segunda fórmula podremos saber si nos queda liquidez para hacer frente a otros destinos y así conseguir que la empresa crezca a corto plazo.

Ratio de apalancamiento financiero

Este ratio te será de gran ayuda a la hora de poder gestionar tu empresa día a día teniendo como foco los objetivos financieros.

Gracias a su fórmula podrás saber si puedes aumentar la inversión para conseguir sacar mayores resultados. En teoría puede parecer un poco complicado, pero con la siguiente fórmula todo es mucho más sencillo.

Ratio de apalancamiento financiero = (Activo/ fondos propios) x (BAT/BAIT)

Hay que tener en cuenta que BAT son los beneficios antes de impuestos y BAIT los beneficios después de impuestos. Si el resultado supera el 100%, esto quiere decir que es interesante apostar por el apalancamiento financiero, es decir, la financiación ajena. Eso sí, en ningún momento se muestra el riesgo que supone este ratio en la cuenta de resultados.

No olvides tener todos los datos actualizados para que los ratios te den los resultados adecuados. Un resultado antiguo puede provocar un margen de error importante y llevar a una mala interpretación de los datos, con las consecuencias negativas que eso puede acarrear a tu negocio.